Las hormigas, Fernando Fontenla Felipetti

Las Hormigas

Las hormigas, cuento, Fernando Fontenla Felipetti


   

Desde que vivo en Florencio Varela tuve un problema recurrente con las hormigas negras. Toda planta nueva que traje fue más temprano que tarde devorada por estos insectos hambrientos que antes de mi llegada estaban acostumbrados a comer cardos, y claro, en cuanto tuvieron frutales, rosales y demás plantas de hojas tiernitas, se abalanzaron sobre ellos con una voracidad fuera de lo normal.
Durante los últimos años me especialicé en distintos tipos de venenos: líquidos, granulados, y destruí varios hormigueros, pero no logré hacer nada contra el hormiguero principal que está debajo de mi propia casa. Ya prácticamente me había dado por vencido.
Hasta que hace poco encontré la solución.
Estaba en el supermercado casi vacío y la poca gente que había miraba los productos y muchas veces los devolvían a las góndolas. Ya está, dije, lo que tengo que hacer con estas hormigas hijas de puta es no dejarlas acercarse a las góndolas, como hace el presidente con los negros.
Desde entonces rodeé las plantas preferidas de las hormigas con veneno y persistí durante meses. Entonces empezaron a comer de otros lados, cosas que antes no comían, yuyos más duros. Envenené esas plantas también, y entonces salían del hormiguero y agarraban lo primero que tenían a mano, y salían muchas pero algunas no agarraban nada, defendían a las otras, hacían piquetes.
Yo seguí dándoles leña hasta que fueron perdiendo fuerza y cada vez salían menos. Las últimas apenas caminaban y las maté a pisotones, y pensé: gracias señor presidente por enseñarme a exterminarlas, antes tenía un país lleno de negros, perdón digo una casa llena de hormigas, y ahora sólo quedamos los amos blancos liderando. Eso fue en un primer momento, ahora llegó el invierno y me llené de dudas. ¿Servirían para algo las hormigas? Soy tan ignorante que no lo sé y aún así me eligieron para gobernar mi casa. ¿Qué hago? Por lo pronto todas las mañanas me levanto y miró si sale alguna hormiga. Las extraño. Estoy esperando que vuelvan.

fff - 23/5/19